Envíos gratuitos a partir de los 350€
textiles para cunas y minicunas

Textiles cuna y minicuna

La cuna de un bebé es su lugar seguro donde descansa y pasa buena parte del día en ella.

Por eso disponemos de diferentes artículos para ofrecerte, que garantizarán una seguridad y comodidad a tu bebé.


★ Sets nórdico y protector cuna

★ Nórdicos de cuna

★ Protectores de cuna

★ Fundas nórdicas cuna

★ Sábanas cuna

★ Cambiadores bebé

★ Fundas bañeras

★ Sábanas minicuna

★ Doseles para minicuna

★ Sets nórdico y protector minicuna

Filtro
Precio
Precio
128 resultados
Marca
Marca
128 resultados
Tipo de producto
Tipo de producto
128 resultados
Ordenar por Más vendidos
Ordenar por

128 productos

Alondra
€99.00 Precio habitual €139.00 En oferta
Alondra
€99.00 Precio habitual €139.00 En oferta
Alondra
€99.00 Precio habitual €139.00 En oferta
Alondra
€99.00 Precio habitual €139.00 En oferta
Alondra
€99.00 Precio habitual €135.00 En oferta
Alondra
€99.00 Precio habitual €135.00 En oferta
Alondra
€99.00 Precio habitual €139.00 En oferta
Alondra
€99.00 Precio habitual €139.00 En oferta
Alondra
€99.00 Precio habitual €129.00 En oferta
Alondra
€99.00 Precio habitual €129.00 En oferta

Preguntas frecuentes Textiles cuna y minicuna

¿Qué materiales son seguros para los textiles de cuna?

Los materiales más seguros para los textiles de cuna o minicuna son los de algodón orgánico y libre de productos químicos, ya que son hipoalergénicos y no irritantes para la piel del bebé. También es importante evitar telas que puedan soltar pelusas o fibras que puedan ser inhaladas por el bebé.

¿Cómo debo lavar los textiles de cuna?

Los textiles de cuna deben lavarse con agua tibia y detergente suave para bebés. Es recomendable no utilizar suavizantes, ya que pueden ser irritantes para la piel del bebé. También es importante secar los textiles de cuna al aire libre o en la secadora a baja temperatura para evitar que se encojan.

¿Puedo usar almohadas y edredones en la cuna?

No se recomienda el uso de almohadas y edredones en la cuna para bebés menores de 1 año, ya que pueden aumentar el riesgo de asfixia y de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL).